ONG Asociación Achalay - Responsabilidad Social Empresarial - ICADE - Comillas

Más de una decena organizaciones participaron ayer en la iniciativa promovida por la Universidad Pontificia de Comillas ICAI ICADE.

“Música, comida y colores… todo por una buena causa”. Así rezaba el anuncio de enganche difundido por la Universidad Pontificia de Comillas. El patio de ICADE cambió su aspecto y en un abrir y cerrar de ojos el recinto deportivo dejó paso a un montón de sillas y mesas, colocadas en hilera, así como a varios stands, uno por cada inciativa. La Feria Solidaria se puso en marcha al tiempo que las distintas organizaciones sociales, entre las que se encontraba Achalay, se iban haciendo hueco.

Poco a poco, estudiantes y curiosos comenzaron a llenar el lugar. Muchos fueron los que se acercaron a los stands atraídos por los carteles o simplemente con el propósito de conocer las labores llevadas a cabo por las entidades participantes en el evento. El sol, invitado de excepción, tampoco quiso perderse semejante espectáculo y comenzó a dejarse ver desde el inicio del acto.

Música, desfile de moda y mercadillo

El patio iba cogiendo color y también ritmo. El mismo que una banda étnica se encargó de proporcionar. Los tambores y los bailes eran constantes para regocijo de los presentes, que a su vez pudieron disfrutar de un bonito desfile con modelos improvisados.

Chocolate para todos

Además, y por si fuera poco, la organización decidió repartir chocolate. Un manjar difícilmente rechazable y que corrió como la pólvora entre los asistentes. Alguna cámara hizo acto de presencia y sin más dilación, tras los agradecimientos de asistencia correspondiente, la actividad llegó a su fin. El objetivo se había cumplido y eso es lo más importante.

Rocío Jiménez, estudiante de ICADE y en prácticas de apoyo jurídico y Valle, responsable de comunicación de Achalay, posan junto al stand de la asociación

FOTO: Rocío Jiménez, estudiante de ICADE y en prácticas de apoyo jurídico y Valle, responsable de comunicación de Achalay, posan junto al stand de la asociación

David Valle García
“Cuando surgió la oportunidad de unirme a Achalay no lo dudé ni un segundo. Porque todas las personas merecen tener voz y presencia.”

Prensa y Comunicación