“Achalay llegó a mí casi como un hobby, pero lo que nunca pensé fue que se iba a convertir en mi trabajo, en mi vida. Tengo la suerte de dedicarme a lo que más me gusta.”